La ciudad múltiple, por La Capital

El 11 de Marzo 2012 La Capital publicó en el suplemento Señales una nota sobre nuestra antología “ROSARIO: Ficciones para una nueva narrativa”.

Siguiendo la tradición que dejara la Editorial Ruiz en su intención de promover la producción literaria de la ciudad, la Editorial Baltasara propone con esta antología inaugurar una serie que comprenda la nueva literatura producida en Rosario. Se convocó entonces a un grupo de escritores jóvenes que actualmente están en actividad publicando sus textos, participando en diferentes medios de comunicación, leyendo en bares de la ciudad. Todos ellos forman parte de una misma franja generacional y escriben su obra en y desde un mismo lugar: la ciudad de Rosario. La selección que aquí se propone integra una amplia mirada de la narrativa actual a la vez que sienta un precedente de las problemáticas e inquietudes de una nueva generación de escritores cuya producción se concentra en dicha ciudad.

Pocos temas han ocupado un lugar tan decisivo en el debate cultural y en la producción literaria como ha sido el tema de la ciudad, sus transformaciones y nuevos modos de pensar y experimentar el espacio urbano. De allí que la ciudad se ha convertido en un dispositivo crítico y en un estímulo para la imaginación artística. Cuando se convocó a los escritores agrupados en esta antología se les pidió que presentaran un cuento inédito y relativamente breve. Dada esta característica los textos presentados carecen de una lógica de unanimidad. No obstante, lo que predomina es la narración urbana con sus nuevos códigos y medios de comunicación (sms, e.mails, chats), con su lenguaje particular y con sus vínculos socio-culturales en los que el yo cobra más fuerza que el nosotros. Pero también está el afuera de la ciudad representado en las islas, en el campo o en pequeñas ciudades aledañas que son su margen, su contracara y por tanto, la confirmación de su existencia.

En la lectura de los cuentos que componen la presente antología, la ciudad se nos ofrece como el escenario propicio para elaborar una radiografía del presente en la cual se advierte la ironía con la que se discuten cuestiones políticas y problemáticas en torno a los vínculos afectivos actuales. La forma que adquieren estos textos es la de los diálogos fragmentados, las conversaciones que esconden más de un sentido, el refugio en un pasado feliz o en las vidas posibles que permiten los libros o las canciones. De fragmentos también, se nos presenta la ciudad que muta en construcciones fantásticas hasta volverse incapaz de ser reconocida (ya no se trata de una única ciudad sino de un conjunto de ciudades sin fronteras ni límites que hacen la metáfora de un mundo otro posible) o bien, la ciudad adquiere las figuras de sus partes: los nombres de las calles, una plaza, un bar, algún edificio emblemático. De esta manera, la importancia no es la dimensión espacial que adquiere la ciudad sino las experiencias a partir de las cuales estos escritores perciben esa nueva realidad y se hacen cargo de ella. De allí que escriben sobre el presente e hipotetizan sobre cuestiones sociales, políticas y culturales.

Esta antología, como todos los libros, buscará sus lectores; aquellos que gusten de leer entrelíneas y completar los vacíos que esconden cada uno de estos cuentos. Se abre entonces con estas páginas, el camino hacia un nuevo grupo de escritores que desde Rosario está forjando una nueva literatura del presente.

Presentación

ROSARIO: Ficciones para una nueva narrativa reúne cuentos de Agustín Alzari (1979), Federico G. Ferroggiaro (1976), El niño C (1981), Francisco Pavanetto, Natalia Massei (1979), Matías Piccolo (1974) y Sebastián Bier (1975). La antología, editada por Carolina Rolle, se presentará el próximo miércoles, a partir de las 20, en el túnel 4 del Centro Cultural Parque de España.

Historia actualizada

Baltasara Editora, el sello editor de ROSARIO: Ficciones para una nueva narrativa, tiene una historia particular. Su directora, Liliana Ruiz, es la hija de Laudelino Ruiz (Robles de la Valcueva, España, 1904 – Rosario, 1972), quien impulsó en las décadas de 1930 y 1940 una de las editoriales más importantes de la historia cultural de Rosario.
Según escribe Liliana Ruiz en un artículo aún inédito, su padre llegó a Rosario en 1924, con el objetivo de poner en marcha la Sucursal Rosario de la Casa Editorial Sopena de Barcelona. “El período de tiempo que Ruiz pasó como encargado de dicha sucursal le permitió entablar amistad con un grupo de médicos profesores de la Facultad, que ejercieron una influencia trascendental en la vida cultural de la ciudad. Especial mención merecen los Dres. Artemio y Lelio Zeno, quienes mantenían cierto mecenazgo sobre artistas plásticos rosarinos o radicados en Rosario”.
Al producirse el cierre de la sucursal, Ruiz retornó por un tiempo a Buenos Aires. Sin embargo, pronto regresó a Rosario, donde comenzó por dedicarse a la venta de libros por comisión de diversas editoriales, con residencia y depósito en Córdoba 2916. En 1930 publicó el primer libro de lo que sería Editorial Ruiz: Ejercicios de composición, de la educadora María Luisa Petetin. Al año siguiente estableció su librería y editorial en Córdoba 1281.
Ruiz continuó su actividad editorial con el sello Editorial Rosario; en total publicó unos 300 títulos de literatura, medicina, educación y ciencia. Además, fue un consecuente militante de la causa republicana.

http://www.lacapital.com.ar/ed_senales/2012/3/edicion_165/contenidos/noticia_5021.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s