“El otoño circular” de Tomás Sufotinsky.

La mirada que se cuelga y se licúa a través de una ventana, posándose sobre las cosas, como se dice una palabra una y otra vez hasta lavarle el sentido. De lo que ahí se ve, nombrar o cifrar apenas -o al menos- la transacción como un testimonio, la distancia irremediable hacia esas cosas como una asíntota. Así como también la búsqueda de un testimonio de lo interno, el sentido y el efecto de los recuerdos, propios y heredados, las ciudades que habitar y el sentimiento incifrable de la pérdida, que refiere a sí mismo todo el tiempo como en un bucle.

Estos son los ejercicios que intentan llevarse adelante en El otoño circular.

PUBLI TAPAS OTOÑO CIRCULAR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s