“Barcelona – Buenos Aires Once mil kilómetros (Antología)”

La Reina del Plata y la Ciudad Condal están hermanadas por la humedad, que en verano sofoca y en invierno cala hasta los huesos. Por las oleadas migratorias, que les dan a ambas ciudades un carácter inquieto, temerario y audaz. Y por su grandiosa tradición literaria.

Quizás no haya en el mundo otras dos urbes tan alejadas en lo geográfico y tan unidas en lo cultural como Barcelona y Buenos Aires. Esos once mil kilómetros se trazan y desapa-recen en los veintidós cuentos de este volumen, narraciones escritas por celebrados auto-res y autoras que residen a ambos lados del charco, voces contemporáneas que ofrecen su singular visión sobre las ciudades de Pepe Carvalho y La plaza del Diamante o de Emilio Renzi y El Aleph.

Paseo de Gracia se cruza con la Nueve de Julio, la Rambla termina en Plaza de Mayo, y lo fantástico, lo procaz, lo furibundo, lo amoroso, lo entrañable y lo melancólico confluyen en este mismo punto mágico donde las distancias se borran.

Autoras/ Autores: Hugo Salas, Mariana Travacio, Juan Vico, Tatiana Goransky, Mariano Quirós, Marta Orriols, Matías Néspolo,Marta Carnicero, Félix Bruzzone, Verónica Nieto, Sebastián Chilano, Aleko Capilouto, Franco Chiaravalloti, Graziella Moreno, Sonia Budassi, Martín Felipe Castagnet, Tamara Tenenbaum, Rodrigo Díaz Cortez, Roser Amills, Patricia Kolesnicov, Diego Gándara y Josan Hatero. Compiladora: Tatiana Goransky.

Publi TAPAS 11000kmfinal70

 

 

Anuncios

“Desde las vísceras – Relatos sin digerir” cuentos de Marcelo Artal.

Nueve cuentos de terror en los que, con gran soltura de lenguaje,  momentos de suspenso, humor y finales inesperados, el autor nos hace conocer las diferentes formas de la muerte.

La obra fue la ganadora de la 1ª Convocatoria Editorial 2018 Narrativa (Cuentos) de Baltasara Editora.

 

En contratapa escribe el autor:

“Los escritores, tarde o temprano, debemos rendir cuentas; dar la cara por personajes que posiblemente detestemos. Asesinos, estafadores, depravados, locos, pederastas, violadores y suicidas. Sobre todo suicidas. Suelo ser interpelado acerca de esa costumbre que tienen los protagonistas de quitarse la vida, si acaso no expiran trágicamente, casi sin excepción.

Lo que a priori podría sugerir ser una manía literaria psiquiátrica, para mí es apenas un reflejo fisiológico. De nada sirve intentar explicar racionalmente un impulso casi digestivo, esa necesidad urgente de vomitar palabras como paliativo a un proceso de fermentación visceral. La recurrencia en mi prosa quizás sea un mecanismo de defensa, mi modo orgánico de purgar las esporas tóxicas de la realidad, un desahogo existencial que perfectamente podría prescindir del psicoanálisis.

O tal vez no. Existe esa posibilidad de que efectivamente yo sea un energúmeno en potencia, una sintomática amenaza social que presagia un destino fatídico a través de su lóbrega narrativa. En el mejor de los casos, un suicida, pero no podemos descartar, bajo ningún punto de vista, que sea un homicida literario y usted se convierta en mi próxima víctima”.

PUBLITAPAS DESDE LAS VÍSCERAS80

 

 

 

 

 

Antología Puente Rosario – Madrid (Cuentos).

Se reúnen en esta Antología Puente dieciseis cuentos de Alejandro Pereyra, Yolanda Tejero Marentes, Mariana Travacio, Roberto del CasTar, Valeria Correa Fiz, Victor langa Godino, Sebastián Rogelio Ocampo, Nuria Sierra Cruzado, Agustín González, Eva Manzano Plaza, Felicitas Maini, Adrián Gualdoni, Federico Ferroggiaro, Carmen Sogo, Rodrigo Roger y Carmen Dorado Vedia.

Las ficciones creadas en uno y otro lado del Atlántico, conforman una obra coral única. Voces de diferente timbre, tono e intensidad se hacen escuchar con fuerza de Rosario a Madrid y de Madrid a Rosario a través de un puente literario que derrumba fronteras simbólicas y territoriales.

Baltasara Editora

“(…) En la elección del título de esta antología, que busca tejer un entramado de ficciones, el idioma es la argamasa. Y así viajamos, de una ciudad a otra.

Sobre el río fugitivo, nos encontramos”.

Clara Obligado

PUBLITAPAS RO-MAD90

“La Ley Muia” novela policial de Lucrecia Mirad.

La Ley Muia dice: La vida resuelve sola, siempre.

Evidencio Triputti, investigador privado, pasa un fin de semana en la laguna El Hinojo, cerca de Venado Tuerto. Una imagen absurda detrás de una ventana de Hotel enciende sus alertas.

Las ausencias de Don Ataliva Bustamente y Alejo Gaitán dan que hablar.

Nada es lo que parece.

Triputti permanece en la ciudad decidido a seguir su corazonada.  A la vez que investiga, se debate en desentrañar cuándo es útil soltar el rigor y cuándo es necesario recurrir a la Ley Muia.  Hasta cuándo comprometerse y cuándo dejar la terquedad para que la Ley Muia hiciera lo suyo, para que la vida resolviera lo que tenía que resolver. Sin presiones, dejándola hacer. Cuándo la construcción de un sueño se convierte en obstinación y cuándo es fe en uno mismo.

Un dilema privado entre la validez o no de levantarse más temprano; porque a veces madrugar está bien y otras veces, no se amanece más temprano.

PUBLI TAPAS LA LEY MUIA80

 

“China” crónicas de viaje de Pablo Bilsky.

La crónica o relato de viaje nace con la marca del asombro y la impotencia. Es la búsqueda de una palabra que no existe para describir algo que no se entiende. China reúne crónicas de viajes que narran situaciones ocurridas en ciudades de América, Europa y Medio Oriente.

El cronista de viajes intenta ordenar los caprichosos juegos de luces, sonidos y otras sensaciones difusas que lo asaltan en el mundo y sus engañosos, guiñolescos rincones.

El resultado de su trabajo deja una huella: el vestigio de una mirada que necesita la mirada cómplice de los otros para compartir sus asombros.

El viaje y la otredad son hoy productos del mercado. Y el mercado, en la era del neoliberalismo triunfante, es una nebulosa en expansión que pretende convertirlo todo, hasta la experiencia humana más íntima, en mercancía.

En el mundo se encuentran personas, fantasmas y objetos que dan cuenta de la lucha entre la intimidad de la experiencia humana y la prepotencia del mercado.

Los textos que integran China surgen del trabajo de poner en palabras esa lucha.

PUBLITAPAS CHINA80

“Cosas que no existen más” novela de Sofía Castaño.

Por el país de la infancia transitan los monstruos. También las hadas, y los bosques encantados, pero sobre todo los monstruos, animales de aliento hediondo y colmillos afilados como el que acecha a Marina. La tía Eugenia, quien la acoge junto a sus dos hermanos tras la muerte de su madre, está cubierta de cicatrices que solo son visibles a través del reflejo del televisor, y la protagonista también tiene heridas que los demás no ven pero que son ciertas, porque duelen. Marina es mayor que sus dos hermanos y cuenta con la madurez necesaria para dudar de sus fantasías, pero ¿cómo es posible que deje marca aquello que solo imaginamos?

Cosas que no existen más nos brinda una elocuente reflexión sobre el duelo y la pérdida a través de un entramado narrativo en el que la realidad se vuelve tan porosa a lo fantástico que los límites se difuminan. Página a página, avanzamos hacia una disolución total de las barreras que nos separan del mundo donde habitan los monstruos, pero dicha disolución no implica necesariamente un trauma. De hecho, podría ser la clave para superarlo.

Aixa de la Cruz

PUBLITAPAS COSAS QUE NO EXISTEN MÁSRED

“Rosario, ciudad ocupada” crónicas de Pablo Ernesto Suárez

Como una aparición, el cronista recorre la ciudad. Poco importa si su mirada está subrayada por el yo, o escondida en el relato en tercera persona. Es el cronista el que mira, el que elige dónde iluminar y qué dejar en penumbras. Él encuentra un trazo comunitario en un barrio reciente, donde las mujeres se las ingenian para enredarse, aún cuando el trazado urbano las expulse al aislamiento. Es también él quien se deja llevar por los acordes del tango en la milonga, el que se sumerge en la historia de los desbordes del Ludueña y reactualiza aquel viejo graffitti de los 80: “Me voy a vivir a Empalme Graneros. Firmado: Aquaman”. Es también el que ronda con las eternas Madres de la Plaza 25 de Mayo en su incesante ejercicio de traer el pasado al presente. ¿Cuánto dura la memoria? se pregunta Pablo Suárez justamente en ese relato. Una respuesta posible es que permanece mientras haya alguien dispuesta a hacer foco, a hacer vivir un acontecimiento en sus palabras, que mantendrá su vigencia en tanto haya quien pueda encontrar cómo decirla. Eso es exactamente lo que hace Pablo Suárez en estas crónicas que colorean de otra manera la cotidianidad de una ciudad que es la de quienes la habitan, sí, pero es también la que él descubrió.

Sonia Tessa

PUBLITAPAS ROSARIO CIUDAD OCUPADARED