“Nueva tiranía de la escritura” de Matías Piccolo.

Dice el autor de su libro: “De la peripecia extravagante de un escriba ignoto a la rutina del reparto de aceite por las calles lluviosas, pasando por una reunión de viudos que juegan a una forma de la eutanasia; de la patética inferioridad del colonizado que consume la cultura extranjera a las utilidades borgeanas para el ensayo sobre un poeta local, pasando por el inquietante trastorno de uno al que se le torna imposible volver a leer; del extraño procedimiento para un servicio funerario al descubrimiento de una aciaga paternidad, pasando por la desnuda tiranía de la escritura que prepara un acontecimiento urbano y coral, los relatos aquí reunidos pretenden abarcar diversos mundos y perspectivas. En cuanto a lo formal, algunas variaciones léxicas y sintácticas suponen desfigurar lo inevitable de un tono y un estilo que a la fuerza se va enquistando en quien escribe. Me han acusado siempre de lisonjerías algo barrocas, hasta de niñerías preciosistas en el placer de confundir o hacer complicada la lectura, de elegir la curva antes que la recta para llegar al objetivo. Espero que esos escollos no sean traspiés que hagan huir a la lectura, sino más bien un desafío convencional del divertimento de leer. De los nueve «cuentos» la escritura de cinco de ellos trajinó un período de casi veinte años, mientras que los cuatro restantes se fraguaron entre 2012 y 2014. Por este motivo, quizás, sería adecuado señalar al conjunto como una personalísima primera antología”.

PUBLI TAPAS TIRANIA

Anuncios

“La muerte de Manuel Quaranta” de Manuel Quaranta.

Novela filosófica de la cual dice Lila Siegriest: “…Son los Quarantas, los múltiples Manueles, que aparecen desde la narración de sus seres queridos. Se recrea un pasar y se delega, a los testigos compañeros de vida, la autobiografía. ¿Quiénes podrían escribir sobre un muerto gris sino sus deudos? ¿Cómo sería la vida de los otros sin la de unos? ¿Una muerte es el final de algo? NO. Quaranta saético se zambulle en un yacimiento overdrive que el mismo alimenta y configura. La muerte termina por separar lo que nunca estuvo unido y aglutina lo indiscutible….”

PUBLI TAPAS MUERTE DE MANUEL QUARANTA copy

“Algunas alteraciones en la naturaleza de las cosas” de Irma Elena Marc

“Novela del género fantástico con varios emblemas sobre la circularidad del tiempo, enlazados con los temas de la dictadura. Muy bien escrita y muy bien anudada en su estructura, a través de los temas recursivos que se resignifican”. (Del informe de la jurado del Concurso Nacional de Novelas “Municipalidad de San Martín 2010” Liliana Díaz Mindurry)

Publi TAPAS ALGUNAS ALTERACIONES

“Aunque ella nunca se entere” de Silvia Tombolini

Acerca de la novela  Aunque ella nunca se entere ha escrito Jorge Cohen:

“Desde el título, la novela de Silvia Tombolini invita al lector a meterse en el texto y descubrir quién no se entera, y de qué. Y es la lectura la que da respuestas, en un relato de estilo clásico, fluido y con un lenguaje no sofisticado, que utiliza todos los recursos del género, diálogos, la primera persona y la tercera, con cambios que mantienen la tensión y la atención sobre Violeta, la protagonista; y sobre su entorno familiar contemporáneo y el del pasado, que se ubican en un mismo plano. Es ese múltiple entrecruce el que le da entidad a la novela, en el que la autora mantiene un equilibrio narrativo que nunca pierde credibilidad. Hay también una marca urbana que hace su aporte a la identidad de la trama y es esa casa en la que vive Violeta, cuya ventana mira al Bulevar, y a esas hojas que vuelan hacia el cielo de Rosario.”

PUBLI TAPAS AUNQUE ELLA NUNCA SE ENTERE

 

 

“Maraña” de Natalia Massei

Unas vacaciones, una bolsa con dinero olvidada, un cadáver por identificar, la vida en una gran ciudad de inmigrantes indocumentados, un empleado bancario, son parte de algunas de las escenas cotidianas a partir de las cuales Natalia Massei construye los relatos del presente volumen. Un sutil entramado de situaciones, de las que no está ausente la primera persona en diálogo con otros personajes, envuelve al lector haciéndolo partícipe de la ficción.
Marcelo Scalona, en “Prólogo” de este libro, describe la escritura de Massei por :
“… la exactitud de la articulación (el laconismo dibenedettiano), la reticencia a la mani-pulación, la obviedad o la fantasía pueril, cierta ferocidad y contundencia en lo histórico, el punto de vista del coraje y la dignidad, y un velo de suave desaliento chejoviano capaz de hacer de una historia negra una pieza lírica, de gran ternura implícita, aunque felizmente, siempre, contenida, justa.”

Maraña es el quinto libro que se incorpora a la Colección Narrativa de la editorial. Su autora, Natalia Massei,  ha integrado la antología de cuentos ROSARIO: Ficciones para una nueva narrativa que publicáramos en 2012.

Publi TAPAS MARAÑA

“En el cuerpo quién sabe” de Carolina Musa

Publi TAPAS EN EL CUERPO

 

Dos hermanitas salen de la clase de piano. La mayor tiene talento y perseverancia, la otra, ninguna de las dos cosas. La mayor escuchó lo de la misa de cuerpo presente y tuerce el camino hasta la iglesia. Le preguntó a la madre si podía ir. La madre dijo que no.La menor lo había oído pero se hace la sorprendida.

La puerta de la iglesia está abierta. Se asoman. Se ve el cajón justo adelante del altar, apoyado sobre una mesa de madera.

— ¿Por qué lo tienen acá, acaso no tiene que ir al cementerio?

— Es que primero lo velan.

— ¿Le prenden velas?

— No, estúpida, le rezan para que se vaya al cielo.

— Pero si era cura.

¿Adónde más podría ir? La mayor no contesta. Se limita a mirarla con mezcla de sorna e indulgencia, como los grandes.

La menor obedece la orden de su hermana: quedarse sentada en el último banco de la iglesia. Los zapatos de la mayor chirrían en el suelo.

Dos mujeres van y vienen alrededor del cajón. Son las que ponen agua en los floreros y leen la biblia en la misa. Miran a las niñas rápidamente y continúan en lo suyo.

La menor alcanza a la hermana a la altura del séptimo vía crucis. También quiere rezarle al padre.

— Vas a tener pesadillas con el diablo y perros sarnosos.

La menor se encoge de hombros. La mayor resopla.

— Secreto de hermana –levanta el pulgar– y no le podés decir a nadie. La otra también levanta el pulgar, se tocan la frente y siguen caminando en puntas de pie, de la mano.

— ¿Tendrá los ojos abiertos? —susurra la menor.

— ¿Para qué?

— Para ver a Dios.

— No creo, Dios ya lo ve todo, además que ya está con Dios.

— Pero si todavía no fue al cementerio.

— Eso es el cuerpo, no el alma.

— Ah —la menor no había reparado en ello.

El cajón está abierto. La mayor cierra los ojos y murmura un padre nuestro con las manos juntas. La menor le copia. Pero espía un poco. El padre está idéntico. Con la sotana y la capa verde y roja de las procesiones, y el rosario enroscado en los dedos. No parece muerto. Si no fuera por el olor a vela con alcohol, el olor a muerto, parece a punto de lanzar unos gritos.

— ¿Te acordás cuando me retó?

— Shhhhh.

La menor cierra los ojos. ¿No tenéis nada mejor que hacer? Eso había dicho. Ella miraba una fila de hormigas en el patio de atrás, el día de catequesis pero era recreo, ni si quiera le preguntó. Es feo este cura. No se le entiende lo que dice y no le gusta estar acá, le gusta España.

La mayor también espía. La menor la ve. Ambas cierran los ojos al descubrirse mutuamente. Ya vuelven las mujeres de la misa. La flaca tiene los ojos hinchados de llorar. La otra es renga.

— Dios lo bendiga —dice la renga.

Las dos niñas se persignan y salen cabizbajas por el centro de la iglesia. La mayor hunde los dedos en el agua bendita y se hace la señal de la cruz en la frente. La menor también.

— ¿Decís que nos vamos a encontrar en el cielo cuando todos hayamos muerto?

— ¿Todos quiénes?

— Todos todos.

— Todos no, porque algunos van al infierno.

La menor piensa un poco.

— Pero nos vamos a encontrar en el cementerio.

La mayor piensa un poco.

— Eso no tiene nada que ver —concluye.

La menor no se atreve a contradecirla.

 

Cuento “Cuando todos hayamos muerto” del libro En el cuerpo quién sabe de Carolina Musa (Baltasara Editora, 2014)